Cuentos fisioterroríficos

No recuerdo bien bien cuando ni como fue la conversación pero Cristina en uno de los encuentro de instagramers* me contó una historia que me sonaba un poco familiar, así que la invité a participar en el blog y muy amablemente me ha pasado el siguiente texto del cual no he tocado siquiera una coma.