Cuando la fisioterapia se convierte en conversación, por Gabriel Liesa

El pasado 9 de septiembre, de la mano de Gabriel Liesa, pasó lo que tantas veces había imaginado en Cal Moure’S, se hizo realidad el Café-Tertulia que había planteado.

Un formato algo diferente, hipotetizé que en conversación, con un café de por medio, las dudas y la información fluye mejor.
Han pasado 4 días y aún sonrío. ¡Mil gracias a todos por hacerlo posible!

Que os hable yo no tiene mucho sentido por eso he invitado a uno de los protagonistas,  Gabriel Liesa, en la figura del experto para que haga la entrada siguiente.

Tengo que confesar que lo he leído y me he emocionado.
Espero que la disfrutéis tanto como yo lo he hecho.

Hace un tiempo que en el colectivo de fisioterapia se habla y mucho de cuál es la mejor terapia: si terapia manual, si ejercicio físico, si punción seca, electroestimulación, métodos científicos o métodos más cualitativos o basados ​​en las experiencias de los pacientes y profesionales. Una rueda sin fin.
El sábado pasado tuve el privilegio, sí privilegio, de vivir en directo otra modalidad / técnica / método de fisioterapia: la conversación.
Imagínese la situación: un centro de fisioterapia preparado para dar una charla y luego charlar. Un fisioterapeuta nervioso como un flan que estrena un formato llamado café-tertulia hablando de fragilidad. Y rodeado de varias personas de todas edades y situaciones, todos con un corazón aventurero de probar cosas nuevas.
Resultado: una charla de unos 20 minutos seguida de una conversación de más de una hora, donde todo el mundo pensaba, escuchaba, proponía, preguntaba, respondía … puro aprendizaje en directo.
Como bien suponéis, era yo el fisioterapeuta nervioso. Y nunca hubiera dicho que aprendería tanto con las personas que me rodeaban y que con la conversación que mantuvimos, se resolvieron muchas dudas, aparecieron nuevos retos, aclaraban conceptos, se ponían en duda otros y poco a poco íbamos haciendo que la fisioterapia, sí la fisioterapia, tomara más forma que nunca.
Los sabios dicen que tenemos dos orejas y una boca por que hay que escuchar el doble de lo que se habla. Y puedo dar fe que el sábado, la conversación del sábado, lo hizo patente.
Escuchar a una persona de más de 80 años hablar sobre su visión de la fragilidad, de cómo lo siente y qué piensa no tiene precio.
Escuchar como un hijo habla de la situación de su madre, su entorno, su estado de salud te hace ver de primera mano la importancia de la atención centrada en la persona, la atención bio-psico-social.
Y todo ello gracias a una conversación … a algo tan sencillo, y tan a menudo difícil de llevar a cabo, como una conversación.
Y evidentemente gracias a Irene. La visión de la atención de fisioterapia, el concepto de su centro, es pura atención centrada en la persona y para la persona. Ya te lo he dicho varias veces, y todo así una más, ¡mil gracias!
Si tienes la suerte como yo que Irene te proponga hacer una café-tertulia di que sí. Eso sí que no tiene precio.
Gabriel Liesa

Café-tertulia con Gabriel Liesa, Fragilidad

Leave a reply